miércoles, 2 de marzo de 2011

Las Pretensiones de Validez de Jurguen Habermas

Por Fideblaymid Cruz y Katerin Guzman

“Esta oración es falsa”, considerada como la paradoja del mentiroso a generado a través del tiempo grandes esfuerzos desde los campos de la lógica y la filosofía para ser comprendida, en ella es prácticamente imposible asignar un valor de verdad a la oración, ya que si se hiciera solo ocurriría una contradicción; es a partir de ejemplos como este que el estudio de la verdad y la veracidad empiezan a llamar la atención, ¿Cómo una premisa puede ser considerada de validez?, debemos trascender mas allá de lo que la premisa apunta sobre la realidad para comprender esto, y aunque el tema sigue siendo producto de debate en la actualidad, existen muchas teorías y propuestas existentes sobre la verdad, así que intentaremos comprender mas que todo el concepto y lo que se propone con respecto a las pretensiones de validez desde la mirada de Jurgen Habermas.

El concepto de verdad no busca probar que todo es perfectamente valido y creíble además de libre de duda y consiguiente error, podríamos considerarlo como un elemento que cambia a través del tiempo y también entre las sociedades, por eso no toda premisa que expone “verdad” es valida desde los puntos de vista epistemológicos, Jurgen Habermas en su teoría de la acción comunicativa como base del aprendizaje dialógico propone cuatro clases de pretensiones de validez la cuales son inteligibilidad, verdad, rectitud y veracidad como “requisitos” a tener en cuenta para que una premisa pueda ser considerada o no “verdadera”, o en mejores términos, racional.



El término racional vas mas allá de construir una idea y exponerla, es la compresión, análisis y utilización de métodos de validez para comprometer los conceptos dichos pertenecientes al mundo objetivo; una de las nombradas pretensiones de validez es la verdad, a partir de ella se entiende que los enunciados son verdaderos, reflejando el sentido de que se encuentra en un estado de cosas real, eso no quiere decir que al afirmar algo, esto se considere verdadero, lo que apunta a que mi enunciado no es una conclusión, es por eso que existe la posibilidad de hechos sin verdades, mejor dicho, los hechos están ahí, pero no nos percatamos de ellos, así que hacemos nuestros enunciados solo de acuerdo a los hechos los cuales podemos describir, por eso consideramos que las pretensiones de validez se fundan en los hechos, pero mientras aun no nos percatamos de aquellos hechos sin percibir, similar a lo que apunta Karl Popper en su teoría de falsacionismo frente a una hipótesis, que puede ser considerada “verdadera” si y solo si hasta que algún hecho revele algo diferente, entonces la realidad solo radica en enunciados verdaderos, asimismo esto conduce al aprendizaje sirviéndose de base por medio de las pretensiones de validez, conduciendo a que un hecho, puede ser valido solo a partir de la interpretación a partir de enunciados y viceversa mientras no ocurra una experiencia que genere un cambio.

La inteligibilidad es una pretensión de validez que compromete en un enunciado un protocolo definido en lo que a formación gramatical y pragmática se refiere, cohesión y coherencia en todo el sentido del enunciado, en un lenguaje natural que se domine, así un enunciado permite realizar pretensión de validez de la verdad, no sin antes tener en cuenta la veracidad, la cual no debemos confundir con la verdad, en ella se expone que el enunciado esta expresando lo que se quiere decir, o sea, convencer de que es autentico y en concordancia con ideas universales, que no me engaño a mi mismo y/o a los demás generando duda sobre los elementos implicados, como lo plantea Habermas, y como complemento a esto se encuentra la rectitud, donde se configura el enunciado para que este sea correcto en relación al contexto, siendo regulado por las normas, estas asimismo justificadas.

Al comprender abiertamente las pretensiones de validez nos lleva a plantearnos que aunque cada una de estas características puede ser tomada individualmente, se complementan dentro de un marco del lenguaje ligado a la comunicación de las ideas, y esto conlleva a la racionalidad dentro de la practica de la comunicación y su semántica, y permite una prolongación de esa comunicación, recordando que las pretensiones de validez también son susceptibles a ser dudosas, es allí cuando las interpretaciones, justificaciones, afirmaciones y explicaciones, o en un sentido mas general, la argumentación, busca el convencimiento a partir de un discurso, para que las pretensiones de validez sean aceptadas.

Es entonces que el argumento se conjuga con la racionalidad, ya que es por medio de este que se comprende ese nivel que el sujeto tiene al manejar la pretensiones de validez conduciendo al aprendizaje y corrección de errores a partir de sus enunciados producto de un enjuiciamiento objetivo al ser identificado, así que en conclusión siempre estamos ampliando y evolucionando nuestros conocimientos, precisando la argumentación, evitando errores de comprensión, organizamos ideas y analizando de la manera racional mas posible tomando como puntos principales las pretensiones de validez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Compañeros y visitantes de este blog, su opinión nos permite mejorar cada vez mas, explorar nuevos temas y compartirlos con ustedes.