Por siglos, las familias de nobles y reyes, siempre fueron el centro de sus reinos, y aunque a comienzos del siglo XX la ultimas monarquías declinaron, aun hoy en día, existen algunos “nobles”, herederos con “sangre azul”, ¿de donde se origino este termino para referirse a la realeza?



































































Existe una leyenda, de la Edad Media, que nos cuenta que en aquella época, blasfemar era visto por la iglesia católica como pecado mortal; pero los feudales del reino de los Francos, ya que tenían poder y podían hacer lo que quisieran, blasfemaban muy a menudo, tanto que algunos de los mas cercanos sacerdotes, les prohibieron decir ‘Dios’ en sus blasfemias, esto produjo que entonces algunos cambiaran la palabra por ‘azul’, asimismo algunas de sus palabrotas mas conocidas quedaron así:





Par la mort de Dieu (por la muerte de Dios), pasó a ser Morbleu!; Sacré Dieu! (Santo/Sagrado Dios!) pasó a ser Sacrébleu!; Par le Sang de Dieu (por la sangre de Dios), Palsembleu! Etc.










Los plebeyos, que escuchaban comúnmente a sus malhablados reyes y príncipes diciendo algunas de esta frases, llegaron a tomar como forma de identificar a los nobles, la palabra ‘azul’, que mas tarde se derivo a “sangre azul”, y de ahí en adelante, una gran diferencia entre la plebe y los nobles, era que estos últimos tenia la sangre azul y no roja.





Por otro lado, lo que verdaderamente justifica más esta expresión, es el hecho de que el pueblo llano, trabajaba para su Señor, lo cual lo obligaba a trabajar las tierras sin importar las condiciones climáticas, y el ambiente a su alrededor, que mas tarde con el tiempo hacia que su piel se tornara mas oscura, a diferencia de la piel blanca de los nobles, que no tenían que trabajar y no se exponían al sol, y a causa de esto, su epidermis permitía ver a través de ellas, las venas, que parecían llevar sangre de color azul.





De hecho, fue tan importante ser de “sangre azul”, que muchas princesas y damas de la alta aristocracia, evitaban por completo la luz del sol, para que su piel fuera lo mas blanca y fina posible, ya que para los caballeros pretendientes era sexy y excitante ver a través de la piel de los brazos, bustos y rostro, las venas por las que corría la “sangre azul”, esto llego a tal punto, que muchas damas del siglo XVII hacían una dieta a base de vinagre, con tal de conseguir un cutis blanco y perfectamente pálido.









Este aspecto se siguió asociando a la alta nobleza hasta los albores del siglo XX, y también muchas veces este efecto de la “sangre azul”, era provocada por la hemofilia, enfermedad que se daba por la consanguineidad en la realeza, ya que se casaban entre parientes cercanos, esto provoca un color “azulado” en la sangre.





Posiblemente, el termino príncipe azul, en las fabulas y cuentos de la Edad Media, hacia referencia a que todas las princesas deseaban un príncipe de “sangre azul”, un noble mejor dicho.










Bueno, pero obviamente, todo esto de la “sangre azul”, es algo estúpido si nos referimos para diferenciar una persona “común” con alguien de la nobleza, porque obviamente todos los seres humanos somos iguales, y hoy en día, ya no estamos como para creer aun en que la nobleza eran los escogidos por Dios para reinar sobre nosotros (pufffff).