Mucha gente por generaciones han asegurado que utilizar ropa interior amarilla el 31 de diciembre para despedir el Año Viejo y darle la bienvenida al Año nuevo les trae suerte y prosperidad, pero ¿cuál es el origen de  esta tradición tan difundida en occidente?

Se cuenta que esta tradición puede tener dos orígenes, generalmente aunque la tradición de la ropa interior amarilla está muy extendida, también existe la de la ropa interior roja, pero desde cierto punto de vista parece que las dos se fundieron en una sola.
EL origen de considerar tan importante el color amarillo nos traslada al continente Asiatico, y en muchos culturas de la antigüedad fue considerado un color vigorizante, la representación del sol, la madurez, la eternidad, la luz, el color del oro, la riqueza, así que generalmente la gente busca que la ropa interior que busca sea más que todo un color amarillo dorado, la tradición explica que trae más suerte si dicha prenda es nueva y regalada, además de colocársela al revés y cuando inicie el año nuevo, colocárselas al derecho ( de pensarlo causa gracia pero asi es :D ).

Por otro lado, durante la Edad Media, con la opresión de la Iglesia católica, el misticismo, las creencias sobre demonios, entre otros temas, habían hecho del color rojo, un color prohibido, por su relación con el demonio, la brujería y la sangre; asimismo era el color de la vida.

Siendo prohibido este color en la mayoría de clases sociales, la gente pensaba que era de buena suerte llevar dicho color, ya que era el color de la vida, así que después de los helados inviernos la gente daba las bienvenida a la primavera colocándose ropa interior de color rojo (para asi no ser descubiertos), dando bienvenida a los rayos de sol.

Posiblemente estas dos tradiciones se combinaron, dando lugar a colocarse ropa interior, pero de color amarillo, aunque aun también la gente se coloca ropa interior de color rojo; en fin, los agüeros es lo que hace de la noche del 31 de Diciembre algo místico y diferente. Felices Fiestas.