A pesar de no saber sus nombres, a pesar de vivir tan lejos, sabemos la crisis por la que esta pasando Japón, la gravedad es tal que la alerta de radiactividad esta generando caos no solo en dicho país sino en todo el mundo, aunque en otro articulo dedicare a explicar lo daños y las consecuencias de la radiactividad sobre el cuerpo humano, si quiero dar a entender que en el nivel de radiactividad que actualmente se registra en Japón, la muerte es una probabilidad en aumento, los riesgos de cáncer y otras enfermedades a largo plazo es significativo, aun así, aquellas dos palabras famosas en las leyendas y la historia japonesa, el valor y el honor, hacen aun guardar las esperanzas de muchos, recayendo en unos pocos, los héroes de Japón, trabajadores de las plantas nucleares, bomberos y voluntarios se han dado a una tarea peligrosa de la cual saben las consecuencias; estas personas son padres, hermanos, hijos, abuelos, tienen familias, tienen proyectos, salvar esas vidas y la de todas las familias de Japón es un acto de altruismo que no se ve en cualquier lugar, ellos no dejaran su país, ni mucho menos van a detenerse, lucharan hasta el final, es difícil colocarse en los zapatos de estas personas, muchos de nosotros lo pensaríamos dos veces, ¿no es así? Ellos llevan en su interior el verdadero yamato-damashii.Son personas de admirar, son ejemplo del amor al prójimo, son ejemplo de que la unión hace la fuerza, aquí desde Colombia, envio un mensaje de apoyo para ellos y todas sus familias, no cabe duda que son un ejemplo a seguir hoy y para las futuras generaciones. Dios y Jesús los bendigan.